en personal, poesía

Buscando una razón desesperada

Vida o muerte, ¿acaso sí ha importado
qué separa no ser y no entender?
Busco razón desesperada, ceder
definitivo a la pasión, un hado

menos trágico. Busco solo esencia
o animo, virtud o intención, la marca.
Ruego el por qué, una senda, ella o el arca
qué contenga el valor desta paciencia.

Suplico la causa que, aun así, me hace seguir siendo.
Maldigo la ignominiosa esperanza que me embarca

en el cansado y largo seguir viviendo.
Siento que según te alejas, quizá
aunque nunca estuviste junto a mí;

mi alma se se diluye en la mordaza
que, hasta ayer, me cubrió. Antes me vendó,
ya no. Hoy ya no quiero seguir así.